Mi Carrito

Cerrar
El ejercicio: un gran antidepresivo

El ejercicio: un gran antidepresivo

Publicado el

Lo más complicado de hacer ejercicio es pararse de la cama, vestirse y llegar al lugar. Pero recuerda que una vez que superas todos estos obstáculos, empieza lo bueno. Los días que haces ejercicio estás de mejor humor, te fluyen más las ideas, tienes más tolerancia a la frustración… nada de esto es casualidad y en realidad hay razones científicas que lo explican.

El ejercicio estimula la producción de proteínas que reparan las neuronas y regulan los niveles de serotonina (el neurotransmisor que tiene que ver con el sueño los estados de ánimo, las emociones y los estados depresivos). De hecho, varios estudios han demostrado que el mantenerse activo, reduce el riesgo de padecer depresión y que entre mayor sea la frecuencia con la que se practique, menor es la probabilidad de caer en este trastorno.

Lo que sucede, es que cuando estamos ejercitándonos hay contracciones musculares que tienen efecto en todos nuestros órganos, el cerebro incluido. Estos estímulos, son los que funcionan para contrarrestar alteraciones neuronales que provocan la depresión. Pero esto no es todo. Cuando estamos haciendo algún ejercicio aeróbico (nadar, bicicleta, correr, etc) la sangre circula con más fuerza en nuestro cuerpo. Esto, además de hacernos sentir muy bien a nivel emocional, químicamente hace que existan más conexiones entre nuestras neuronas y mejore su funcionalidad.

Fuente: Pinterest

Algo que también vale la pena mencionar, es que cuando hacemos ejercicio la temperatura de nuestro cuerpo aumenta por el esfuerzo, y la obvia consecuencia es que se reduce la tensión muscular. Esto crea una sensación de relajación en nuestro cuerpo.

La verdad es que hay decenas de explicaciones químicas y biológicas de por qué el ejercicio funciona como antidepresivo, pero la realidad es que nada sirve más que vivirlo en carne propia y quien esté acostumbrado a ejercitarse regularmente, no podrá negar que su estrés disminuye considerablemente los días que hace algún deporte.

Hay quien prefiere ir a un consultorio y contarle sus problemas a un psicólogo, pero para otros funciona mejor una carrera de 10 kilómetros en la naturaleza. Es cuestión de gustos, de preferencias. El chiste es que lo pruebes, para ver a ti qué te funciona mejor.

 

¡Hola!

Únete a nuestra lista de correos